el blog
Categorías
Batalla del vino de Haro estacerca

Batalla del vino de Haro: ¡Viva el vino!

Dicen las lenguas históricas que una pequeña localidad riojana celebraba, ya desde el Siglo VI, una curiosa tradición en honor a San Felices de Bilibio. Con el paso del tiempo esta peregrinación se convirtió en algo tan popular que poco a poco se fue introduciendo una peculiar batalla. Una lucha pacífica que comenzó con el bautizo del vino y acabó convirtiéndose en la simbiosis perfecta entre el culto religioso y la fiesta pagana: la batalla del vino de Haro.

Cada 29 de junio, día de San Pedro, Haro se convierte en un cuartel sin trincheras donde todas las armas son válidas para participar en esta incruenta batalla: botas, cubos, odres o rociadores sirven para lanzar miles de litros de vino que transforman los Riscos en un espectáculo impresionante. El objetivo no es otro es manchar de vino al prójimo hasta conseguir dejarlo más morado que el Pendón de Haro, que previamente se ha colocado en lo más alto de las peñas, marcando el pistoletazo de salida de esta inconfundible fiesta.

El blanco característico de los ropajes que portan los participantes pronto deja paso al morado inconfundible del vino. Cantando, riendo, bailando y sin olvidar la cómica contienda, poco a poco las fuerzas van decreciendo y los combatientes cesan en su empeño de colorear a todo aquel que se interponga en su camino para degustar un popular almuerzo y volver a la ciudad para disfrutar de un memorable día de fiesta.

Esta es la maravillosa historia de una bonita batalla en la que el vino se usa como munición, convirtiéndose así en la esencia de la fiesta. Desde tiempos inmemorables la gente comía y bebía hermanada, y cantaban y reían hasta desfallecer, y como el vino nunca ha faltado por estos lares, la tradición de la batalla ha continuado hasta el día de hoy, convirtiéndose en una de las fechas más señaladas del calendario en nuestro país.


2.184 Comentarios